“Las galerías son los espacios donde más se hizo evidente la tendencia negativa”

l escenario de derrumbe que transitaron los locales comerciales durante 2020 tiene su continuidad en este inicio de nuevo año. Y entre los empresarios y las cámaras del sector prevalece la certeza de que, ya sin la ayuda económica de los ATP y con la posibilidad cierta de que se vuelvan a aplicar restricciones a la operatoria por la proliferación de los contagios, el volumen de cierres volverá a ganar velocidad con el correr de las semanas.

En este contexto, sendas fuentes consultadas por iProfesional coincidieron en que el ámbito de las galerías encabeza la nómina de los rubros más afectados por la continúa expansión del Covid-19 y la profunda recesión económica.

Desde FECOBA, la federación que integra al comercio y la industria en esta parte de la Argentina, indicaron a este medio que, a diferencia de los locales a la calle y los shoppings, ese nicho no muestra un mínimo indicio de movimiento en términos de ventas. Y que la vacancia no ha hecho más que profundizarse en los últimos meses.

En la geografía porteña, según la entidad, se mantienen en pie algo más de 350 galerías comerciales. Estos emprendimientos evidencian un nivel de desocupación promedio del orden del 40 por ciento. Dicho de otra forma, 4 de cada 10 locales situados en estos conglomerados hoy se encuentran vacantes.

Hay emprendimientos que tienen hasta un 60 por ciento de vacancia, pero el promedio es un poco más bajo. En algunas galerías barriales, que en totalidad nuclean unos 30 locales, tenemos que casi la mitad de las locaciones están vacías. En los conglomerados más céntricos, que integran a 70 u 80 locales, la falta de inquilinos es dramática”, comentó a iProfesional Fabián Castillo, presidente de FECOBA.

Los pocos locales que permanecen ocupados son los que están en los ingresos de las galerías. O los que tienen alguna parte que da directamente a la calle. Lamentablemente es una propuesta que, a pesar de que en la práctica funciona como un mini shopping, no se recuperado nada del movimiento que tenía previo a la pandemia”, añadió.

Según Castillo, estos emprendimientos fueron tristes protagonistas de la ola de cierres de locales que se consolidó durante la cuarentena de 2020. En la organización que preside el entrevistado estiman que, tras la irrupción de la pandemia en el país, cerca de 18.000 locales cerraron para siempre sólo en la Ciudad de Buenos Aires.

“En las mediciones que hicimos encontramos que hubo 3.500 comercios que, aunque se mantuvieron cerrados durante la cuarentena, luego lograron reconvertirse y volvieron a la actividad una vez que se levantó la cuarentena. Pero los que no regresaron son alrededor de 18.000. Las galerías estuvieron entre los espacios donde más se hizo evidente la tendencia negativa. Eso, lamentablemente, sigue hasta hoy”, aseguró el directivo.

La vacancia en picada trajo como “lado B” una merma fuerte en los valores de los alquileres dentro de las mismas galerías. Y, en ese sentido, Castillo destacó las posibilidades que se abren para eventuales emprendedores a partir de estos costos en baja.

“A raíz de la situación económica y los cierres que se multiplicaron, hoy los locales en las galerías comerciales se están ofreciendo a valores hasta un 50 por ciento más baratos comparados con los puntos de ventas que se ubican fuera de esos espacios. Hablo de los locales comunes sobre veredas, digamos. Ese porcentaje de precio en baja se va ampliando según la distancia que ostente el local respecto del ingreso a la galería”, comentó.